Secretos de las Tormentas de Ideas

Publicado: 25 septiembre 2011 Ningún comentario

Ser un emprendedor no es únicamente tener una empresa, o iniciar un emprendimiento. Sino que la realidad va más allá, y debemos saber cómo lidiar con nuestros empleados, o bien aceptar ideas de quienes puedan aportar gran iniciativa para los cambios.

En este sentido, sabemos ¿cómo dirigir una reunión de tormenta de ideas? En primer lugar, debemos olvidar las generalmente aceptadas reglas de intercambio de ideas, se supone que debes estar pensando en lo que sucede afuera. Cada persona podría aportar pocas o muchas ideas y esto es lo bueno, para poder generar un concepto en común.

Considerar la inclusión de una persona más de lo que cree que necesita, esta es una forma que debe tener en cuenta el responsable de la sesión. Tal vez un empleado de bajo nivel o alguien de otro departamento, siempre y cuando aporte y no reste.

¿Cómo empezar?

Para dar inicio a una tormenta de ideas, debe dar lugar a que todos aporten de manera anónima si alguno tiene vergüenza. Entonces, lo inicial es sacar este miedo a expresarse, los chistes descontracturantes son lo mejor, y las personas que están trabajando podrán disfrutar de la sesión. Otras formas consisten en llevar comida, música, o cualquier otra cuestión que haga romper el hielo. La idea es qe todos sepan que hay una razón por la que lo que suceda ahí no está relacioanda con su puesto de trabajo.

La peor parte de la sesión la tormenta de ideas es a menudo el primer minuto, cuando el líder tiene que señalar la meta y luego ofrecer algunas ideas para hacer avanzar las cosas. Esos pensamientos primeros son difíciles, porque no queremos que sean tan específicos y que la gente se aferre a ellos como un bote salvavidas. Lo que se busca es estimular las ideas, pero no intimidar el pensamiento.

¿Cómo tratar las malas ideas?

Una vez que las cosas se mueven, es cuestión de guiar suavemente a la discusión. Cuando esto ocurre, debemos pensar que estamos rodeados de gente inteligente, y que dirigimos la reunión porque tenemos el éxito suficiente que se puede contar una buena idea de uno malo. Como líder, permitimos que la gente vaya ciertos caminos y abandone otros. Pero con suavidad.

A veces hay una idea tan mala que destruye todo y hace que sea casi imposible revertir el curso. Esta es la granada de la reunión - una idea tan equivocada que se apodera de la creatividad y avergüenza a todos en la sala. La clave para estar en una tormenta de ideas como participante, líder o no, es no hablar tanto. Cuando se habla, es probable que tenga algo interesante que decir, y la gente probablemente le escuchará.

Unas palabras sobre el silencio

Quien dirija la reunión, sabe bien que el silencio indica que el tiempo se está perdiendo por que las personas no saben lo que están haciendo. La tendencia es llenar el silencio con un aviso. Pero tal vez deje un silencio andar durante unos segundos. Las personas que están pensando en algo aprecian el silencio ocasional.

Hay una técnica que los periodistas utilizan: Cuando un entrevistado deja de hablar, sólo lo miran a los ojos. La mayoría de las veces el tema se empieza a hablar otra vez, ya sea para terminar el pensamiento o para hacer las cosas menos difíciles.

Los caminos para terminar

Ésta es la parte más fácil. Sólo dices que se terminó, porque la tormenta de ideas tiene que ser un proceso que no es visto como una pérdida de tiempo en el largo plazo. En caso contrario, se obtiene una mala reputación y nadie querrá ir a sus reuniones.

Realmente no está terminado: sólo es el principio

Lo que debe hacer ahora es recoger estas ideas, priorizar y ver cómo tienen que ser desarrolladas. Esa es una propuesta diferente para el individuo. Más que cualquier otra reunión, permite a las personas a mostrar su talento en bruto. Afortunadamente, la mecánica es de las más simples. Todo lo que tienes que hacer es hablar. Pero no demasiado.

Etiquetas: , , ,

Comentar