Cómo gestionar personas

Publicado: 22 junio 2010 1 Comentario

En España, un porcentaje muy alto de las PYMES que existen están constituidas por una sola persona, el resto son grupos de personas las que trabajan juntas. Una de las claves más importantes para que una empresa funcione es que las relaciones interpersonales de las personas que la constituyen sean las mejores posibles.

La cuestión no es que los compañeros de trabajo se conviertan en amigos, aunque en muchas ocasiones es normal que esto ocurra, a la semana, se suele pasar más tiempo con el compañero de trabajo que con la pareja sentimental. Las relaciones laborales son únicamente con los compañeros, también de arriba abajo deben cuidarse.

Para que exista un buen ambiente de trabajo hay que saber gestionar bien a las personas, y esta no es una habilidad que posean demasiadas personas, desgraciadamente. Lo bueno es que hay ciertas pautas que se pueden aprender y pueden ayudar en gran medida a que lo que llamamos ambiente laboral sea mucho mejor, ya que, y de esto no hay duda, el rendimiento laboral será mayor.

Gestionar personas implica tener un mando sobre ellas, para que la gestión sea aceptada, todos estos empleados deber asumir la autoridad de la persona que les gestiona, y para que todo sea más efectivo, lo ideal es que todas estas personas crean que el gestor es justo. Esta última visión se la debe ganar el responsable. Lo primero de todo es conocer bien a los trabajadores, sus puntos fuertes y débiles. Es fundamental conocer a fondo la situación para saber hacia dónde queremos llevarla y cómo hacerlo.

El siguiente paso debería ser ver si tenemos algún obstáculo que nos impida hacer la gestión y de existir, intentar eliminarlo lo más rápido que sea posible. Lo siguiente debería ser saber de qué herramientas disponemos para intentar que los empleados que tenemos estén lo más motivados que sea posible.

A continuación debemos crear un plan de comunicación orientado a los trabajadores, que en todo momento exista una comunicación en las dos direcciones es imprescindible. Y para que esto sea funcional el trato personal es la vía más adecuada para lograrlo.

Está claro que un buen jefe debe ser un buen motivador así como un buen comunicador. Nadie nace aprendido, pero lo que si que es claro es que hay ciertas personas que tienen un carisma innato, para todas las demás será necesario poner más de su parte para procurar ser un buen jefe.

Etiquetas: ,

1 Comentario

  1. Arturo dice:

    Las personas no se gestionan, se lideran!!!!

Comentar