Archivo para la categoría ‘General’

Nueva herramienta de prevención de riesgos laborales

Por Pablo el 01.12.2010 // 13:35 en General
1

Prevención.es es la nueva herramienta que, a través del Ministerio de Trabajo e Inmigración, ha sido presentada en sociedad. Mediante utilidad se proporciona asesoramiento a empresas de hasta diez trabajadores y permite gestionar la actividad preventiva, al tiempo que facilita un cumplimiento con las distintas obligaciones que establece la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

En el cado concreto de la industria de la minería en España, el 86% de las empresas queda inscrito dentro de las que pueden aprovechar esta nueva herramienta presentada por el Ministerio. Desde 2008, el 20% de todos los accidentes de trabajo que han producido en este tipo de compañías.

De todas formas los accidentes laborales han bajado en los dos últimos años un 12.3%, así como la bajada de accidentes en función de su gravedad. Las variaciones interanuales en el mismo periodo supusieron una disminución del 12,4% para los accidentes leves, 9,6% para los graves, y 10,5% en el caso de los mortales.

Con el desarrollo y puesta en marcha de este servicio, en línea con la política comunitaria, el Ministerio de Trabajo e Inmigración realiza una fuerte apuesta por la reducción de cargas administrativas como mecanismo de mejora e impulso de la competitividad de nuestra empresa. De tal forma, que este nuevo servicio público puede suponer un ahorro de aproximadamente 178.000.000 de euros a la empresa, garantizando una inversión más rentable y eficaz y, por tanto, mejorando la protección de la seguridad y salud de los trabajadores en la empresa.

Una de las claves para las empresas, la motivación

Por Pablo el 19.10.2010 // 12:12 en General
0

Una de las claves más importantes para que una empresa funcione de la forma más eficiente es que los empleados lo hagan. Y para que los empleados rindan es fundamental que estén contentos con la labor que desempeñan. Como se suele decir, el mayor activo de las empresas son sus trabajadores.

¿Qué es lo que hay que hacer para que los trabajadores estén contentos con su trabajo? La pregunta en sí estaría mal planteada o al menos incompleta, debería ser ¿qué es lo que podemos hacer para que los trabajadores estén contentos en y con su trabajo? No es cuestión de estar riéndose en la oficina, lo importante es que los empleados sean felices en el trabajo. Por desgracia en muchas ocasiones el trabajo que los empleados desarrollan no les apasiona, es normal, y lo que quieren es que al menos se les reconozca.

Y ¿qué podemos hacer como empresarios para conseguirlo? Lo que otorga felicidad a los empleados es un buen entorno laboral, unas buenas sillas, luz natural, una buena climatización. Aparte de todos estos elementos, las acciones para conseguirlo dependen en gran medida de la cantidad de dinero que cada empresa esté dispuesta a invertir, porque lo que es evidente es que es una inversión.

Soluciones sencillas que hacen que el ambiente de una oficina sea considerablemente mejor es tener una cafetera, no una máquina de café, una cafetera. Parecerá una tontería pero el hecho de tenerla les indica a los trabajadores que en cierta medida el empresario se preocupa por ellos e intenta que estén lo mejor posible.

La mayoría de los contratos que actualmente se firman conllevan como parte del salario unos beneficios sociales que suelen ser cheques de comida, descuentos en gimnasios, agencias de viaje, etc.

Para el director general en España de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Juan Hunt, la felicidad en el trabajo es “tener un empleo digno, que permita trabajar en condiciones de seguridad, con los derechos protegidos, la salud, la formación adecuada. No tener eso es estar, desde luego, lejos de la felicidad”. Podremos pensar que esto que describe el señor Hunt es obvio, pero no es así.

Uno de los puntos de fricción más habitual de las empresas con los trabajadores es el horario de trabajo. Siempre que sea posible, y teniendo en cuenta el rendimiento laboral del empleado debería poderse llegar a un acuerdo en cuanto al horario, evidentemente no se puede hacer por separado con todas las personas ya que en muchas ocasiones debe haber un número mínimo de personas (por ejemplo a la hora de comer) pero hacer este tipo de acciones, sin duda ninguna hace que la felicidad de los trabajadores aumente, así como la producción.

Empleados tóxicos

Por Pablo el 13.10.2010 // 11:11 en Emprendedores, General
0

La primera pregunta que surge cuando leemos esta palabra, es, ¿pero qué es eso? No hace falta tener mucha imaginación para sospecharlo. Un empleado tóxico es aquel que arrogante, conflictivo, mentirosos e incluso amigos de la ajeno. En todas partes cuecen habas y este tipo de empleados son más numerosos de lo que a priori podríamos pensar.

El caso más abundante son los denominados provocadores de conflictos, según un estudio realizado por la empresa Otto Walter el 90% de casos conflictivos son de este tipo. Se dedican a contaminar el clima laboral a propósito, criticar siempre a los demás siendo incapaces de ver sus propias carencias, cuestionar todas las decisiones, quejarse por todo continuamente, buscar siempre culpables entre los compañeros cuando se ha cometido un error, airear problemas del departamento.

Hablar mal de la empresa a los clientes, crear subgrupos en el equipo, levantar rumores falsos y fomentar corrillos negativos tergiversando las cosas, ir siempre con segundas, tratar a todos en la empresa como «al enemigo»,manipular a los compañeros más débiles para ponerlos en contra de los demás, buscar siempre sentido negativo a todo, hacerse la víctima por todo, falta de solidaridad con los compañeros, guardarse sus conocimientos o la información de que dispone para perjudicar a los compañeros, trabajar de forma individualista, no ayudar a los recién incorporados, ocultar los logros de sus compañeros, provocar errores en los compañeros, deslealtad a la empresa, reclamar lo que no le corresponde, boicotear todas las iniciativas, no estar nunca contento con la tarea que le toca, encasquetar sus errores a otros compañeros, mala actitud, reivindicar continuamente sus derechos pero sin cumplir ninguna de sus obligaciones, negativa rotunda a cualquier trabajo o ayuda que se salga de sus tareas habituales, generar largas discusiones, ir por libre, ser agresivo, no seguir las normas y negarse a hacer lo que se le pide o no colaborar con los demás.

Vamos, unas joyas, pero, ¿qué se puede hacer contra este tipo de empleado? En general esta pregunta no tiene respuesta, posiblemente es que la responda de la mejor manera posible debería montar una empresa, ya que se forraría con su solución.

Negocios complementarios

Por Pablo el 30.09.2010 // 12:12 en Emprendedores, General
0

Ya sabemos que actualmente deberíamos conformarnos con mantenernos y que crecer es realmente difícil tal y como están las cosas, pero siempre es posible que a alguien le vaya lo suficientemente bien como para emprender un negocio nuevo, y si ya tienes otro, no es mala idea que los dos sean complementarios.

Este no es un concepto nuevo, pero como ya sabemos no hay nada nuevo bajo el sol (al menos casi nunca). Para desarrollar esta idea hay que pensar en las necesidades de los clientes que tenemos. Para que el segundo negocio se sustente básicamente con los clientes del primero este debería ser lo suficientemente grande como para poder aguantarlo, al menos al principio de la apertura, ya que pasado un tiempo lo normal es que tenga clientes que no comparta con el primero.

Este proceso de pensamiento, sería una evolución de la postventa. Un buen servicio de postventa debería incluir todos los consejos que pudieran darse una vez que se ha adquirido el artículo. Lo que antes eran los portes, el traslado de lo que sea, ya están incluidos en la mayoría de las empresas, compras algo y te lo llevan a casa.

En el caso de otros negocios un ejemplo sería una autoescuela, una buena idea sería montar un gabinete que expende los certificados médicos que se necesitan para la obtención de la licencia de conducción.

Esto solo son dos casos, pero cualquiera que tenga una empresa, sabe perfectamente cuales son las necesidades de sus clientes y puede pensar en crear una nueva empresa para que los mismos clientes pasen de un negocio a otro.

Un buen plan de incentivos

Por Pablo el 28.09.2010 // 12:12 en Emprendedores, General, Open Talent
0

Un aspecto que cada vez se hace más necesario en los mercados competitivos en los que se mueve la empresa del siglo XXI es la creación de sistemas para lograr que los empleados tengan un mayor grado de motivación se puede conseguir de una forma efectiva mediante un plan de incentivos.

Este tipo de planes tiene éxito cuando cuenta con el apoyo general, de los empleados y además existe una cultura de trabajo en equipo y existe una confianza y que las personas de toda la empresa tengan el sentimiento de que están involucrados a todos los niveles de la organización.

Cuando se implanta un sistema como este hay varios aspectos a tener en cuenta. El primero de todos ellos es que un plan de estas características es interesante cuando se pueden medir los resultados, existe una clara relación entre el esfuerzo realizado por los trabajadores y los resultados, los cargos son el reflejo de los esfuerzos que se han realizado de forma individual. La calidad es un aspecto fundamental que no debemos olvidar, así que también debemos medirla y controlarla.

Lo que está claro es que no toda la empresa va a tener los mismos objetivos, a pesar de que el trabajo en equipo es indispensable hoy día, los objetivos deberán ser diferentes dependiendo del departamento en el que se esté.

Unos objetivos que sean inalcanzables producen desmotivación con la consecuente bajada de producción. A la hora de implantarlo hay que saber que se garantiza la relación directa entre esfuerzo y recompensa, los empleados deben comprender y calcular el plan con facilidad y tampoco debemos olvidar que es imprescindible crear unos objetivos que sean realizables.

Tendremos que tener en cuenta que las personas dirigen sus esfuerzos hacia donde son recompensados, las recompensas también castigan, pueden generar rupturas en las relaciones.

Sobre los incentivos que se ofrecen una vez alcanzados los objetivos ha habido un gran cambio en los últimos años. Hasta hace no mucho lo que se daba era dinero, pero de un tiempo a esta parte ha sido sustituido por beneficios sociales, tales como salir antes del trabajo, descuentos en ocio, etc.

Gracias a un buen plan de incentivos equilibrado y atractivo, puede hacer posible conseguir que todos los miembros de la empresa hagan suyos los objetivos corporativos. Es una de los formas por las que se puede conseguir que la empresa sea mejor, ya que con los empleados motivados y contentos la eficiencia es mucho mayor.