¿Negocio para el fututo o para el momento?

Publicado: 31 diciembre 2010 Ningún comentario

Muchas veces, comenzar con un nuevo emprendimiento puede ser más que un desafío para muchos jóvenes empresarios.

En primer lugar, es el paso inicial a la independencia laboral, tras años de emplearnos en una empresa, sin arriesgar nuestro capital, por lo tanto, el panorama desde ahora cambiará. Pero también, empezar un negocio propio puede ser un camino a lo desconocido, es como tirarnos a una piscina sin saber a ciencia cierta si tiene agua o está vacía.

Por lo tanto, ser un emprendedor conlleva un espíritu aventurero y a la vez un desafío económico que pone en juego nuestro presente, pero también nuestro futuro.

Entonces, si vamos a emprender este nuevo camino hacia un negocio donde vamos a arriesgar, es necesario estar seguros de donde invertiremos, y como lo haremos, pero en especial debemos tener más que claro cual será el emprendimiento.

Y aquí muchas veces se abren interrogantes acerca de si invertir nuestro dinero en un negocio actual o en uno a futuro. Pero ¿Cuál de ellas es la mejor opción? Todo dependerá de nuestra urgencia y la necesidad o de apostar, con tiempo y espalda económica, a un negocio que recién en algunos años, dará sus primeros frutos.

Esto le ha ocurrido a muchos emprendedores “online”, durante un largo período han desembolsado sumas de dinero sin ver redituar, aunque tiempo después, han comenzado a cosechar su siembra.

Los emprendimientos a largo plazo no son para cualquiera, se debe tener conducta, paciencia, un convencimiento absoluto de lo que se está haciendo, y sobre todo, claridad acerca del proyecto, sus objetivos y sus plazos.

Emprender un negocio a futuro, implica actualizarnos, y seguir las tendencias constantemente, quedarnos esperando bajo un árbol que nuestra planta comience a dar sus frutos es un error gravísimo, que se paga primero con la lenta caída de las perspectivas a corto y mediano plazo, pero finalmente con una quiebra total que puede dejarnos en la ruina.

Este tipo de aventuras requiere estar sobre ella a diario, y necesita imperiosamente de inversiones que muchas veces no están contempladas, ya que aparecen nuevas tendencias a diario, por eso, debemos estar preparados para aportar capital que no teníamos previsto de antemano.

En estas situaciones, lo que suele suceder es que se buscan nuevos socios, cuidado, esta situación debemos manejarla con prudencia, porque aquí entra a jugar un nuevo factor, un inversor externo.

Por eso, cuando emprendamos un negocio a futuro, es vital, la diagramación de un esquema real, con posibilidades de diversificar para mantener viva la llama, mientras esperamos que comience a rendir nuestro dinero, pero con paciencia, porque nadie obtiene resultados de manera inmediata.

Comentar