¿Cuánta tecnología requiere la empresa?

Publicado: 19 junio 2011 Ningún comentario

Sabemos bien que el uso de tecnologías innovadoras de información puede y suele dar muchas ventajas a una nueva empresa sobre otras compañías que presentan rezagos. No obstante, toda compra de nuevos equipos o software es un arma de doble filo ante la posibilidad de hacer elecciones equivocadas.

Tal así es como lo indica una encuesta llamada Executive Quiz, realizada por Korn/Ferry en 50 países, donde muestra que el 54% de los ejecutivos a nivel global consideran que el nivel de innovación tecnológica en su compañía es menos que satisfactorio.

Si bien la tecnología nos soluciona problemas diarios y acelera nuestra vida y la de las empresas, el problema surge cuando el emprendedor no cuenta con una estrategia general adecuada y cae en la maldita tentación de invertir en algo novedoso (y que por cierto seguro que es muy costoso) que en realidad no es lo que verdaderamente pueda satisfacer sus necesidades, e incluso puede afectar la liquidez de la compañía.

Por esta razón, el primer paso es evaluar el papel que juega la tecnología en la estrategia y evitar gastos innecesarios. En consecuencia, lo recomendable es contar con un asesor neutral, que pueda identificar las necesidades que tiene la empresa y el equipo que mejor le conviene para satisfacerla.

No obstante, lo primero que hay que hacer es perder el miedo y tener un primer acercamiento a las tecnologías, aunque esto se vea como contradictorio a lo que veníamos diciendo.

En este sentido, el primer acercamiento puede darse por medio de alquiler de equipos en vez de la compra que puede ser un error muy costoso. Asimismo, antes de comprar la licencia de un software, los emprendedores deben experimentar con las versiones gratuitas de prueba para estar seguros que la inversión responde a sus necesidades.

A continuación, les dejamos los principales errores a evitar:

  • Nunca comprar un equipo de cómputo sin estar seguro que es funcional para la persona que lo ocupará.
  • No comprar un servidor a menos que sea indispensable. Tener servidores implica gastos de mantenimiento que pueden afectar al flujo de liquidez.
  • Evitar dejarse llevar por las estrategias de mercado. A lo que vamos es a algo simple y lo vemos con el siguiente ejemplo: tener un smartphone parece nunca estar de más, sin embargo, si el servicio corre por cuenta de la empresa, es fundamental cerciorarte que el paquete contratado es funcional para el trabajo y no sólo para el ocio.
Etiquetas: , , ,

Comentar