¿Cómo solucionar problemas con los empleados?

Publicado: 8 agosto 2011 Ningún comentario

Los problemas con los empleados son inevitables en la mayoría de los lugares de trabajo y tampoco escapan a las pequeñas y grandes empresas. A veces, los problemas son evidentes, como las cuestiones de asistencia o falta de entrega de resultados. Otras veces, un lugar de trabajo alberga un problema y no se conoce de inmediato la causa.

Como empresario, tendrá que asegurarse de que el comportamiento deseado del puesto de trabajo sea claro y reforzado para cada nuevo empleado. A veces tendremos que tener paciencia si el comportamiento de los empleados es improductivo por problemas de la empresa. En otros casos, los problemas son tan indeseable y preocupantes que el empleador debe tomar medidas inmediatas y eficaces para evitar una pérdida importante.

A continuación, cinco tipos de problemas y qué hacer con ellos:

  1. El mal ajuste: a veces podemos pensar que hemos contratado a un ganador, pero encontramos al empleado, dedicado al servicio de atención al cliente lejos de tener estas habilidades. Los empleadores deben asegurarse de que sus expectativas son claras a través de normas escritas y evaluaciones de desempeño.
  2. La Ley de la desaparición: A veces, los comportamiento problemáticos surgen en relación con los problemas de la vida personal de un empleado. Por ejemplo, un nuevo empleado se toma un tiempo para recuperarse de lesiones en un accidente de coche, pero a su vez, este empleado estaba llegando tarde al trabajo, salía temprano, y a veces se escabullía al mediodía para dormir la siesta. Muchas veces, el problema no es el que se ve a simple vista, y puede terminar con un despido. El tema de la asistencia irregular podría indicar cualquiera de una serie de cuestiones, de un problema en la empresa o insatisfacción en el trabajo. Ahí, se debe hablar con el empleado en privado para averiguar si se ha detectado un problema personal difícil o si se enfrenta a una transición de la vida, como un padre enfermo o situaciones análogas.
  3. Evasión de reglas: es común que un nuevo empleado con sus manías previas, esté ignorando las políticas y procedimientos. Un empleado que incurre en una conducta temeraria, puede dejar la empresa responsable de las acciones. Por lo tanto, si nos enteramos de que un empleado se está comportando de una manera que podría poner a otros en riesgo, hay que de inmediato investigar la situación e imponer la disciplina.
  4. Falta de identificación: empleados negativos que hablan mal de la compañía y del liderazgo a sus compañeros de trabajo e incluso a los clientes pueden perturbar la moral. Debe existir un diálogo franco con los empleados negativos. Evitar la discusión de características personales, sino plantear el problema y luego explicar por qué tiene que cambiar. Cuando los empleados están descontentos podría causar dolores al crecimiento.
  5. El ratero: A pesar de su diligencia en la selección previa a la contratación, los empleadores de vez en cuando descubren las actividades ilegales de sus empleados. En los casos de robo de empleados, estamos frente a un grave problema, pero el culpable tiene que ser encontrado. Puede que tenga que supervisar a los empleados más de cerca o instalar sistemas de seguridad para evitar robos.

Como regla general, la comunicación directa, clara es la clave para lidiar con los problemas de la mayoría de los empleados. Una vez que se descubre un problema, es fundamental tomar medidas en lugar de dejar que se agraven y empeoraren.

Etiquetas: , , ,

Comentar